La corrupción y la campaña electoral de Arena

La corrupción y la campaña electoral de Arena

La oligarquía salvadoreña ya tiene candidato. Fue elegido el pasado domingo, sin embargo era una elección ya anunciada del señor Carlos Calleja, un fiel representante de los sectores más poderosos de la elite económica del país y dueño de uno de los consorcios empresariales que más ha crecido en los últimos años. Aparentemente es elegido a través de un proceso de selección democrático, pero ya las carta estaban echadas pues  las mayorías de directivas departamentales del partido habían orientado la votación, porque la decisión se había tomado  en el  máximo organismo de dirección, por instrucciones de la oligarquía.

Los otros candidatos, Simán y López, no tenían ni la más mínima oportunidad frente a la decisión tomada, que también contaba con el apoyo la embajada de EE. UU., del gobierno de ese país y del Partido Republicano, aunque también contó con apoyo de  de sectores de partido demócrata.

Carlos Calleja, quien es amigo de Bill Clinton, de Carlos Slim y de propietarios de grandes compañías mineras canadienses se sentía muy seguro, a pesar del esfuerzo de Javier Simán quien ha salido a denunciar que hubo irregularidades en el proceso de elección.  Esto último fue callado por los grandes medios de comunicación, incluso ha habido descontento de diputados areneros que no comparten la elección del “delfín ”de la oligarquía.

Dentro del partido Arena no es suficiente que hayan designado a Calleja como candidato, sino que el proceso de articulación de la estructura partidaria va más allá. Así las directivas y la conformación de la fracción parlamentaria arenera fue tomado bajo la dirección del presidente del partido, Interiano y del candidato presidencial elegido, Calleja.

La continuidad de la campaña electoral por la presidencia de la república por parte de Arena va sin pausa, no importándole las violaciones a la ley electoral;  una campaña sostenida por los medios de comunicación de la derecha, que han asumido un compromiso por garantizar que Arena regrese al gobierno en el próximo año.

La combinación perfecta ya está en marcha con el control de la Asamblea Legislativa donde han llegado a acuerdos con los otros partidos de derecha para garantizar el uso del poder legislativo en función de crear las condiciones para bloquear cualquier iniciativa del gobierno del presidente Salvador Sanchez Cerén, para sofocar sin colapsar al Ejecutivo, pero que le impida poder desarrollar propuestas que beneficien al pueblo y que pudiera resultar en un mayor apoyo al FMLN.

Por supuesto, la elección de los miembros del Corte Suprema de Justicia (CSJ), y en particular la de los miembros de la Sala de lo Constitucional, como del Fiscal General de la República (FGR) estará en manos de la derecha, que garantizará que estos funcionarios respondan a los intereses del sector de poder de la oligarquía y al servicio del gobierno de EE. UU.

 Es claro que los factores de la reacción tanto en El Salvador como en continente, con la anuencia del gobierno norteamericano necesitan desalojar del gobierno a la izquierda, y se valdrán de cualquier artimaña para hacerlo. Un ejemplo de ellos es lo que ocurre en Nicaragua donde un plan al estilo de las estrategias de golpe suave o de las famosas revoluciones de colores, se aplica para derrocar al legítimo gobierno del presidente Daniel Ortega, parecido a lo que han intentado hacer en Venezuela o lo que hicieron en Libia y Siria.

Ya la oligarquía salvadoreña hace planes para su virtual gobierno y al igual que ha ocurrido en otros países del continente calculan las ganancias que obtendrá al llegar al ejecutivo al vender el país al mejor postor.

Hay algo muy interesante y es que mientras que Calleja se regocija de su victoria y los medios de comunicación destacan sus elocuencias, como si fuera un erudito de la política que tiene todo resuelto; pero los medios también informan de la estructura de corrupción que tenía el último presidente por el partido Arena, quien al igual que los otros tres se encargaron de defalcar el tesoro público; parte de ese dinero fue a parar al partido de derecha ( Arena ), aunque este nombre no lo mencionan por ningún lado.

Al parecer el gobierno de Saca no era de Arena, ni sus ministros, ni sus funcionarios como si fuera un mundo paralelo, donde no hay ningún tipo de relación. Lo mismo ocurre con el gobierno de Francisco Flores, quien de una forma descarada sustrajo fondos para damnificados del terremoto y los repartió entre sus secuaces, aunque recientemente un tribunal de justicia simplemente exoneró a la familia del difunto Flores de devolver las propiedades familiares fruto de aquellos latrocinios.

La amnesia del nuevo candidato arenero no recuerda ni hace referencia a los robos cometido por los gobiernos de Arena en el pasado y al parecer piensa que su nueva gestión podrá ser más eficiente sin dejar tantos rastros o pruebas como sus predecesores nacionalistas.

La campaña electoral de Arena pretende dejar en el olvido su pasado de corrupción y robo, pero frente a su estrategia de mentira y engaño que oculta su principal objetivo de volver al gobierno para seguir enriqueciéndose y enriquecer a los grupos de poder locales y ponerse a los servicios de los intereses imperiales del norte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s