La marcha de los emigrantes hondureños que atemoriza al gobierno de EE.UU.

La marcha de los emigrantes hondureños que atemoriza al gobierno de EE.UU.

El pueblo hondureño le ha tocado que enfrentar la arremetida de la derecha con el apoyo del gobierno de EE. UU. en el golpe de estado contra el presidente Manuel Zelaya quien con el apoyo de los militares lo sacaron del gobierno y expulsado del país al viejo estilo de los años 60, 70 y 80.

El golpe de estado contra Zelaya buscaba detener el inicio de transformación social al pueblo hondureños aspiración que iba en contra de los sectores oligárquicos y los mismos intereses norteamericano.

En el pasado el territorio hondureño fue utilizado por las fuerzas militares del norte como base de operaciones contra la revolución sandinista en Nicaragua y el proceso de liberación en El Salvador; aun es una de las bases militares más importante de los EE. UU. en la región centro americana; en la actualidad se mantiene la base aérea de Palmerola sede de la Fuerza de Tarea Conjunta Bravo del Comando Sur de los Estados Unidos.

Las dictaduras militares en Honduras se mantuvieron en a través de la represión y la violación de los derechos humanos por lo que nunca fueron juzgado a pasar de la denuncia de desapariciones, torturas, asesinatos ese precedente de impunidad hace que en país centroamericano todavía continúen las practica cometida por esos regímenes.

Después del último golpe de estado (2009) se han sucedido procesos electorales que han terminado en fraudes en los que los partidos de derecha han impuesto sus ganadores y todo esto avalado por el gobierno norteamericano.

El asesinato de dirigentes ambientalista, Berta Cáceres (2016), de periodistas, de integrantes de organizaciones sociales es muy común en Honduras; la represión a la que ha sido sometido el pueblo cuando enfrentar el último proceso electoral en donde la coalición de partidos progresistas ganó   el Partido Libertad y Refundación (Libre) y el Partido Innovación y Unidad (PINU-SD), durante las elecciones generales de Honduras de 2017 que llevaba como candidato a Salvador Nasrralla.

A través de un mecanismo fraudulento se desconoció el triunfo de Nasrralla lo mismo ocurrió en el año 2011 cuando se desconoció el triunfo de la candidata del partido Libre, Xiomara Castro.

En las dos ocasiones fue electo el candidato de la derecha Juan Orlando Hernández y que cuenta con el apoyo de los militares, de la oligarquía hondureña y del gobierno de EE. UU.; a pesar de que reelección era prohibida por la constitución se sirvieron de artimañas para lanzarlo como candidato.

La corrupción, el desempleo, la violencia delincuencial la pobreza se incrementa cada día más y los gobiernos de la derecha usan la represión para aplastar la lucha de pueblo hondureño los únicos que mejoran su condición de vida son los altos funcionarios del gobierno y la oligarquía que cada día son más ricos en conjunto con las empresas extranjeras.

Una salida que busca el publo hondureño es la migración a otros países en particular a los EE. UU. miles se encuentra trabajado en el país del norte, pero también mucho los que diariamente cruzan la frontera buscando una mejor condición de vida.

Las grandes potencias que generan guerras, golpes de estados y crisis económica que han espoliado los recursos naturales de los países del llamado “tercer mundo” genera en situación que obligan a que grande conglomerado de la población migren hacia las metrópolis imperiales es su gran mayoría lo hace en forma ilegal como ha ocurrido en Europa; migrantes de Afganistán, Ira, Siria, Libia y del continente africano prefieren perderla vida en el trayecto que quedarse en sus países.

Centroamérica no es la excepción de esta regla, miles de personas buscan mejorar sus vidas en EE. UU. o Canadá y el caso de Hondura es relevante reto a discurso del presidente Trump que tiene a los emigrantes en particular a los latinoamericanos como enemigos de sus políticas xenófobas.

La iniciativa de miles de hondureños realizar una caravana que llegue hasta la frontera de EE. UU. ha encendido las alarmas en el norte que ha amenazado con cerrar las fronteras con México y militarizarla; llamando de delincuente a las personas que integran la caravana a los que se han incorporado migrantes de otros países de centro América.

También el señor Trump a amenazado a los gobiernos centroamericanos del triángulo norte de retirarles la ayuda sino impiden que avance la marcha que ya cruzo las fronteras de Honduras, el Salvador y Guatemala. Las amenazas también las hace contra México cuyo presidente Peñas Nieto se comprometido evitar que lleguen a la frontera con Estado Unidos.

Es paradójico que EE. UU. se sientan amenazados por esta marcha de emigrante cuando ellos mantienen su presencia militar en la región y aplican una política de chantaje contra los gobiernos de centroamericano y ejerce un dominio político y económica exclusivo en Centroamérica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s