El ensayo de un golpe de estado en El Salvador una práctica fascista del gobierno

El ensayo de un golpe de estado en El Salvador una práctica fascista del gobierno

El pasado 9 de febrero el gobierno de Nayib Bukele realizó una operación militar contra la Asamblea Legislativa de El Salvador el cual consistió en la tomas de las instalaciones del congreso que buscaba intimidar a los diputados para que aprobaran un crédito destinado a la ejecución de la tercera fase del plan de (seguridad) control territorial.

La convocatoria a los diputados la había hecho el presidente días atrás invocando el artículo de la constitución para el establecimiento  de una sección del consejo de estado.

La amenazas del mandatario contra el órgano legislativo fue reiterativo que si no aprobaba lo haría a la fuerza por ello desde el día sábado se desplegó un operativo militar que incluyó el retiro de personal de protección PPI de los diputados e incluso en el recordatorio de los miembros de la policía a los legisladores que tenían que llegar a la Asamblea convocada por el presidente.

El día domingo el palacio legislativo estaba rodeado por efectivos de la FAES y PNC que incluso con carros de combates y francotiradores estaban listo para ingresar al edificio y lo más irónico es que los diputados que llegaron fundamentalmente eran los seguidores de partidos presidente, Gana, algunos del partido Arena, un diputado independiente  y otros pocos de partidos pequeños.

El FMLN que había anunciado no participará en la plenaria convocada por Bukele se encontraba  realizando un convención donde definirá los lineamientos para las próximas elecciones y las acciones que se deberían tomas frente a las acciones del gobierno.

La convención que se realizó en un polideportivo el municipio de San Marcos cercano a la capital también fue custodiada por miembros de los cuerpos de seguridad que trataban de amedrentar a los convencionistas entre los que se encontraban diputados del partido de izquierda.

Por su parte la convocatoria del presidente también fue acompañada por una concentración de seguidores del mandatario que en su mayoría eran empleados del gobierno en una calle cercana a la Asamblea no pasaría de 5 mil personas.

El ingreso al palacio legislativo fue toda una operación al buen guión de los operaciones golpe de estado en los años de la dictadura militar donde militares de civil y uniformados se apostaron alrededor de donde se realiza la plenaria pero no antes oficiales de la policía rompían puertas de oficinas para tener el control total de la sala.

El presidente Bukele ingreso la plenaria acompañado por sus escolta y en un acto insólito se sentó en la silla del presidente de la Asamblea Legislativa y se dio cuenta de la presencia de los diputados no pasaban a los sumo 25 representante incluyendo suplente lo que constituía menos de la mayoría necesaria para aprobar el crédito de para el plan de seguridad.

Todos esta actividad fue transmitido directamente por los medios de comunicación  mientras que por primera vez desde hace mucho tiempo el pueblo salvadoreños era testigo de una acción bélica protagonizada por fuerzas militares y policiales del estado comparado con los años de la dictadura  militar.

La instalación del Consejo de Estado fue presidido por el presidente que en un acto muy bien ejecutado demostró su dotes histriónicas al punto de hace una plegaria seudo-religiosa incluso asomando lágrimas se dio cuenta que no tendría el resultado que esperaba posteriormente salió a  hablarle a sus seguidores que estaban en una calle cercana indico que “Dios” le había hablado y que le recodo que debería tener paciencia se cree que uno interlocutores de su deidad era el embajador de EEUU en El Salvador.

Días previo a la convocatoria del Bukele a la Asamblea hizo un llamado a la insurrección popular algo que no tiene mucho sentido ya que ese tipo de llamado se hace cuando hay un gobierno que responde a los interese del pueblo y se supone que él es el presidente sin embargo la acción insurreccional supuestamente era contra los partido políticos lo que presupone un auto-golpe de estado con apoyo “popular” al buen estilo de Alberto Fujimori que inicio una dictadura que sangraría al Perú durante su gobierno.

Por cierto esta operación realizada por Bukele no podría haberse realizado sin el aval del gobierno de EEUU que llevan un control muy minuciosos de la acciones del gobierno desde que se instaló en junio del año pasado y al cual el mandatario a jurado lealtad y se ha convertido en un pelele del imperio del cual no hay duda que exabruptos militar fue coordinado por los norteamericanos aunque el embajador gringo posteriormente criticó la acción para lavarse la manos como fiel seguidor de Poncio Pilatos.

Hoy El Salvador ha entrado a una situación de crisis institucional generado por las prácticas fascistas del actual gobierno; Bukele pretende atemorizar al pueblo salvadoreño, a las fuerzas políticas y sociales  de que si no se hacen las cosas como él quiere hará que se cumpla por las fuerzas de las armas.

El pueblo salvadoreño junto al FMLN y las fuerzas democráticas y progresistas se preparan para enfrentar las embestidas del gobierno que ha pasado a demostrar su verdadera natural fascista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .