Colonos judíos destruyen tumbas palestinas que son testimonio de sus crímenes de guerra

Colonos judíos destruyen tumbas palestinas que son testimonio de sus crímenes de guerra

Tulio Ribeiro

Colonos judíos destruyen tumbas palestinas que son testimonio de sus crímenes de guerra

El genocidio palestino no es nada nuevo, ahora los colonos judíos apoyados por el Gobierno israelí deshumanizan la historia palestina persiguiendo a los vivos y violando a los muertos.

A pocos metros de los muros orientales del complejo de la Mezquita Al-Aqsa se encuentra el centenario cementerio Al-Yousufiya, también conocido como el cementerio Bab al-Asbat (Puerta del León), la escena del crimen más reciente. De hecho, estas últimas semanas, han circulado ampliamente en las redes sociales videos e imágenes de palestinos aferrados a las tumbas de sus familias mientras las fuerzas israelíes los arrestaban, golpeaban y trataban de sacarlos por la fuerza.

Fuera de la ley y con prácticas inhumanas, las autoridades de ocupación israelíes en Jerusalén siguen adelante con los planes para construir un «parque nacional» judío que se inaugurará a mediados de 2022 en partes del cementerio, que se extiende por más de 14 dunams (1,4 hectáreas) de tierra. 

Hace tres semanas, trabajadores del municipio israelí de Jerusalén y la Autoridad de Parques y Naturaleza de Israel expusieron restos humanos durante las excavaciones, lo que causó indignación y provocó protestas y oraciones en curso en el sitio.

En forma de presión, por limitada que sea, los palestinos aumentaron su presencia alrededor del cementerio, incluidos los que protegerán a sus muertos, y se enfrentaron a las fuerzas israelíes, que respondieron con gases lacrimógenos, granadas de choque, palizas físicas, detenciones, prohibiciones temporales de visitantes a el cementerio.

En estos momentos de uso desproporcionado de la fuerza, al menos tres palestinos resultaron heridos y siete arrestados el viernes tras las oraciones musulmanas en el lugar, además de decenas más en las últimas semanas.

Apoyándose en una esperanza que no se hace realidad, dicen fuentes locales, se espera que se lleve a cabo una audiencia en el Tribunal de Distrito de Jerusalén la próxima semana para una segunda petición presentada por abogados palestinos con base en Jerusalén contra las excavaciones en curso. Los prisioneros crecen: Omar Rashadeh, de 18 años, es uno de los palestinos que fue arrestado por las fuerzas israelíes en el cementerio el 25 de octubre.

“Rezo las oraciones del Fajr [del amanecer] y luego voy al cementerio para proteger la tumba de mi abuelo y las tumbas de los musulmanes muertos”, dijo Rashadeh a Al Jazeera. «Las fuerzas de ocupación me golpearon duramente durante mi arresto mientras estaba presente para proteger la tumba de mi abuelo».

Después de su arresto, las fuerzas israelíes llevaron a Rashadeh para interrogarlo, antes de liberarlo el mismo día y abofetearlo con una prohibición temporal de la escena.

“A pesar de estar prohibido en el cementerio, vengo todos los días. Me quedaré aquí día y noche para defender la tumba de mi abuelo, que murió el año pasado y que fue compasivo conmigo durante 17 años”, continuó.

El cementerio Al-Yousufiya es uno de los hitos palestinos y musulmanes en la Jerusalén Oriental ocupada. Su origen se remonta al período ayyubí, cuando su construcción fue encargada por el líder musulmán Salah al-Din al-Ayyubi, también conocido como Yousif bin Ayyub bin Shahdan, y de quien lleva el nombre del cementerio.

Quienes conocen a los israelíes, esto no es una coincidencia, sino una estrategia en vista del objetivo de aniquilar a los palestinos, al menos en las tierras que se autodenominan «los elegidos».

Un análisis de la secuencia histórica señala que una extensión del cementerio se encuentra en el lado este y se conoce por separado como el Cementerio de los Mártires, donde actualmente se están realizando excavaciones. Lleva el nombre de combatientes jordanos, iraquíes y palestinos que murieron en Jerusalén mientras la defendían de las fuerzas israelíes durante la guerra de 1967.

Poco después de la ocupación israelí de Jerusalén Oriental, Cisjordania y Gaza en 1967, el municipio de Jerusalén confiscó la tierra donde está el cementerio. Las autoridades de ocupación, basándose en las últimas décadas, tomaron medidas para cambiar las características del lugar. En 2004, emitieron una orden para demoler varias tumbas y prohibieron cualquier trabajo de mantenimiento.

Siguiendo el objetivo, diez años después, impidieron la apertura de nuevas tumbas y bloquearon a los habitantes de Jerusalén para que no enterraran allí a sus muertos, mientras demolían varias tumbas pertenecientes a jordanos. Ya en diciembre de 2020, el municipio israelí de Jerusalén, acompañado por colonos, comenzó a implementar el proyecto del parque y demolió uno de los muros que flanqueaban el cementerio, así como varios conjuntos de escaleras arqueológicas en el sitio.

Mustafa Abu Zahra, jefe del Comité para la Preservación de los Cementerios Islámicos en Jerusalén, dijo a la prensa oriental que el municipio de ocupación israelí y la Autoridad de Parques y Naturaleza «tienen la intención de destruir los puntos de referencia que rodean la mezquita de Al-Aqsa». También explicó que los responsables de la excavación en el suelo son los pobladores de la Autoridad de Parques y Naturaleza y están armados.

El jefe del Comité dijo que las excavaciones en Al-Yousufiya son parte de la política israelí de objetivos islámicos en Jerusalén. «Árabes y musulmanes», dijo Abu Zahra. Señaló varios cementerios palestinos con tales políticas, incluido el cementerio Ma’man Allah – uno de los más antiguos de la ciudad, mientras que partes de ella fueron demolidas para construir un parque público y un museo israelí.

En tono de indignación, Abu Zahra dijo que en los cementerios de las aldeas palestinas que fueron limpiadas étnicamente en 1948, «sólo quedan unas pocas tumbas», como en las aldeas de Yalu e Imwas, en las afueras de Ramla, en las que Israel construyó el «Canadá  Park».

De esta manera, lo que ahora se conoce como Jerusalén Occidental, tras la eliminación de los registros históricos del exterminio, solo quedan unas pocas tumbas en los pueblos étnicamente limpios de Malha y Deir Yassin.

«Estas tumbas aún son testigos de crímenes», dijo Abu Zahra en una frase que parece resumir: en verdad, los israelíes trabajan para eliminar los restos de sus crímenes y el valor palestino traducido en sus muertos en la lucha por defender sus tierras.

Son testimonios contundentes como el de Rushdeh al recordar cómo su difunto abuelo lo mantuvo abrigado durante el invierno. «Hoy vengo a calentar tu tumba con mi presencia”

Nababta, por otro lado, corrobora otro relato, ella era una de las mujeres que se aferraban a la tumba de su hijo mientras las fuerzas israelíes intentaban desenterrarlo, «Cavarán la tumba de mi hijo sobre mi cadáver».

De hecho hay una política deliberada de Israel por todos los hechos y capítulos que se registran. Están persiguiendo a los jerosolimitanos (o nacidos en Al-Quds), vivos y muertos, para borrar su presencia en su ciudad y controlarla, cambiando la realidad para hacer la ciudad más judía.

Prácticas cercanas de exterminio nazi en la primera mitad del siglo XX, donde los oprimidos eran los judíos. Una historia que no debería repetirse ahora contra palestinos.

https://www.telesurtv.net/bloggers/Colonos-judios-destruyen-tumbas-palestinas-que-son-testimonio-de-sus-crimenes-de-guerra-20211101-0002.html

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.